Los granitos naturales de Levantina son mucho más que las tradicionales versiones en blancos y grises, uniformes y de grano medio.

Ante nuestros ojos descubrimos una amplia y riquísima gama de variedades que incorporan materiales exóticos y medidas especiales, además de formas, colores y tonalidades hasta ahora inimaginables, sorprendentes, de una fuerza estética magnética, como los que presentan una veta de gran tamaño.

Variedades de rojos intensos como lava volcánica; negros que se integran como piezas escultóricas; gamas verdes con una policromía de espectacular similitud a la vegetación; piedras de tonos rosáceos de efectos cristalinos; gamas de amarillos semitranslúcidos o más opacos que son toda una explosión de energía y calidez; granitos azules de impresionante intensidad y marrones de una elegancia sublime.

La amplitud y heterogeneidad de esta gama plantea infinitas posibilidades de aplicaciones y de integración en las decoraciones de exterior y de interior más exigentes. Y con multitud de acabados: pulido, apomazado, granallado, envejecido, satinado y flameado.

COLORES